Hoja de vida actualizadaResulta muy importante que la hoja de vida esté actualizada. Deben constar con fechas los últimos trabajos realizados, y por ello no podemos tener una hoja de vida antigua en la que aparezca en blanco nuestros últimos años, aunque no hayamos hecho nada. Conviene por tanto actualizar los datos y situar alguna referencia, aunque sea absurda, en las últimas fechas.

Algo asi:

Año 2012: Periodo sin desempeño laboral en el que decidí formarme en diversos cursos impartidos por internet así como el desempeño de tareas sociales sin ánimo de lucro.

De esta manera hemos conseguido rellenar un hueco vacío, actualizando la hoja de vida y aportando valor a nuestra imagen. Informamos que aunque no hemos trabajado en el último año, sí que nos hemos formado y hemos participado en acciones de voluntariado, que siempre queda bien…

Por último, decir también que es importante conocer la empresa en la que vamos a entregar nuestra hoja de vida y estar al tanto de sus últimos movimientos. La hoja de vida debe estar actualizada no solo en nuestros datos, sino adaptada a las últimas actualizaciones de la empresa.

Por ejemplo:

Si se da el caso que la empresa acaba de abrir una sucursal en un país extranjero que se habla francés, podemos actualizar nuestra hoja de vida resaltando en negrita nuestras habilidades con el idioma francés.

Sea como sea, un formato de hoja de vida no actualizado siempre emite una mala imagen y denota una falta de interés por nuestra parte, y esto, irremediablemente siempre nos afecta y va en nuestra contra.